escrito por fabio sosa

Dios se mueve cuando nos movemos

La palabra de Dios dice: “¿No te lo he ordenado yo? ¡Sé fuerte y valiente! No temas ni te acobardes, porque el SEÑOR tu Dios estará contigo dondequiera que vayas” (Josué 1:9).

Podemos ver que esto indica una acción. O sea, si no tenemos ningún lugar donde ir y no tenemos una meta, un sueño. Entonces a Dios no le sirve, porque Dios va a estar con nosotros si vamos a algún lugar. La acción es la pequeña diferencia que existe entre una persona de éxito y otra sin éxito. Hay gente buena, hay gente noble, de buenos principios, pero que nunca han logrado cosas; siempre viven en la mediocridad, han pasado su vida aplaudiendo los sueños de otro y después sienten envidia porque ven que los demás triunfan y logran cosas.

 La pequeña diferencia entre los que tienen éxito y los que nunca logran nada, se llama “Acción”. La diferencia entre la intención y la acción es determinante para todo. Dios premia la acción. Cada acción por pequeña que sea siempre trae un fruto, con lo que nosotros hacemos, Dios hace algo mucho más grande, porque Dios siempre hará lo que nosotros NO podemos hacer…

Si deseas más información para adquirir esta valiosa herramienta para tu ministerio, puedes llenar el siguiente formulario. (Donde dice Mensaje puedes escribir ésto u otros títulos que sean de tu interés; también cualquier consulta que tengas) Con mucho gusto nos comunicaremos contigo a la brevedad posible. Gracias y Bendiciones.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad